domingo, 21 de noviembre de 2010

CON NOSTALGIA

De hoy no pasa que actualice el blog porque parece que me he quedado así... comprando en Creativa... Y ya me gustaría a mi seguir comprando durante 15 días... pero nada más lejos de la realidad. Creativa pasó y aquí sigo, con las compras apiladas en la mesa esperando su turno. Entretanto, sigo avanzando con mi tapacocinas de gallinas y con mi bufanda, he empezado un quilt para regalar estas Navidades (es un secretillo), he hecho mi particular versión de renos (podéis verlos en el blog de Lola, mi sita) y un súper bolso que en breve os enseñaré. Mi hija me mira raro. Pobrecilla, a sus 16 meses recién cumplidos lo mismo me encuentra bordando gallinas, que cortando cuadraditos, que tejiendo la bufanda... Debe pensar ¿a qué se dedica mi madre? Y todo esto sentada en el suelo jugando con ella... y es que no puedo estar sin tener alguna labor en las manos... Sí, ya lo sé, estoy loca y ¿qué?

Hoy no voy a enseñaros nada relacionado con la costura. Hoy os enseñaré algo que hice hace tiempo porque una no siempre le ha dado a la aguja... Antes le daba al pincel, hasta que decidí que necesitaba cambiar de manualidad. Pero no descarto volver a pintar algún día. Quién sabe...




Este cuadro adorna el comedor de mis padres. Este otro está en mi cocina.




Durante un tiempo me dediqué a pintar cuadros por encargo de algún conocido. Pinté muchos cuadros de Valeria Varita para la habitación de alguna niña.



La mayoría de los cuadros que pinté los regalé así que en mi casa sólo tengo un par de ellos, como éste.




Lo mejor de todo: la compañía de Arantxa, la profe, y de mis compis, especialmente de Ángeles y María Jesús. Lo más de lo más. Parece mentira como a veces hacemos vínculos tan fuertes con gente aparentemente tan diferente a ti (en edad, gustos...) pero así es la vida. Aunque no nos veamos mucho, aunque cada una haga su vida sé que ahí están. Las quiero mogollón... Amoooooor, reeeeeeeina, Ángeles eres lo más. Mis rentas nunca serán lo mismo sin ti... Y Eva, mi comedor sin tus lámparas no sería nada... Por cierto, son unas súper artistas y si no comprobarlo vosotr@s mism@s: El racó dels àngels. 
¿Sabéis una cosa? Los mejores regalos que me han hecho nunca (espero que nadie se ofenda) me los hicieron ellas, porque han sido regalos hechos a mano. Con lo que a mi me gustan esos regalos... Uno fue un álbum hecho por ellas con las fotos de mis manualidades (ni me enteré de lo que se traían entre manos y la sorpresa fue mayúscula) y otro ha sido un regalo muy muy especial para Enya. Una caja pintada por todas mis antiguas compis (no pondré nombres por miedo a dejarme a alguna) para que guardemos las cositas especiales de mi niña. Lo mejor es que me la hicieron cuando yo ya no pintaba con ellas desde hacía tiempo. Otra gran sorpresa. Algún día os la enseñaré. Es espectacular. Desde aquí quiero darles las GRACIAS a todas ellas.  Nunca las olvidaré... 

Bueno y después de ponerme nostálgica y sentimental solamente me queda desearos buen comienzo de semana. Un besazo. 

3 comentarios:

Loliya dijo...

Con esas manitas ¿quién necesita maestras? Preciosos todos los cuadros. Ya era hora que nos los enseñaras.
Ah!!!! que ya tengo ganas de ver cómo te ha quedado el bolso. Los del fin de semana, ya los has visto. Chulíiiisimos. Hasta mañana!!

Anónimo dijo...

Mónica gracias por poner todas estas cosa maravillosas que haces, da gusto un blog tan bonito y variado, me encanta tus dibujos, labores.......en fin todo.
Loli

Mar dijo...

Pues yo lo intenté con la pintura, pero no hubo manera... eres una artista.